Humedades por condensación: Cómo detectarlas y posibles soluciones

La aparición de humedades por condensación es un problema muy habitual en las viviendas situadas en zonas de climas húmedos como la nuestra (aunque no exclusivamente, como veremos) y que supone un serio inconveniente, tanto desde el punto de vista estético como el del mantenimiento adecuado de la vivienda e incluso la salud de sus habitantes.

Aunque existen varios tipos de humedades, las más habituales son las humedades por condensación y las humedades por filtración. Veamos en qué consiste cada una para poder distinguirlas:

Humedades por condensación: Cuando el enemigo está dentro de casa

Las humedades por condensación se producen cuando la humedad relativa del aire en el interior de la vivienda sube por encima de valores del 45-50%. A partir de esta cifra (que depende de la temperatura, cuanto más caliente está el aire más humedad puede retener sin condensarse) es cuando comienzan a aparecer los síntomas clásicos de la condensación: cristales empañados o goteantes en las ventanas, aparición de manchas de moho en las paredes (sobre todo en techos y esquinas), mal olor en la ropa guardada en los armarios…

¿De dónde viene el agua? Fundamentalmente de 3 fuentes:

  • Una mala ventilación de la vivienda que propicia que el aire acumule humedad.
  • La respiración de las personas que habitan la vivienda (además de CO2, expulsamos vapor de agua al respirar. Una familia de 4 personas puede expulsar 10 litros de agua al día o más)
  • Determinados tipos de calefacción, como las estufas de gas, que también generan vapor de agua en la combustión.

También existen otro tipo de fuentes de humedad: la mala ventilación del baño o la cocina o la presencia de filtraciones o “puntos fríos” en las paredes también pueden contribuir a la formación de humedades por condensación. Los puntos fríos realmente no son fuentes de humedad, el punto frío es el lugar en el que la humedad que está en el aire cambia de estado, se condensa y se pega, y ahí los hongos encuentran un hábitat maravilloso para desarrollarse por eso se pone negro.

Humedades por filtración: La cosa se complica

Las humedades por filtración se producen cuando el agua del exterior se filtra al interior de la vivienda a través de paredes o techos. Suele deberse a una deficiente construcción, un mal aislamiento o algún tipo de rotura o deterioro que permite que el agua se filtre.

Existen dos tipos de humedades por filtración:

  1. Humedades por capilaridad: En este caso las humedades aparecen principalmente en las partes bajas que están en contacto directo con la tierra (sótanos y plantas bajas). El agua que contiene el suelo puede ascender por capilaridad y provocar la aparición de este tipo de humedades. La aparición de mohos en partes bajas o desconchones en la pintura es un signo claro de alarma.

 

  1. Humedades por filtración en fachadas y techos: Suelen estar causadas por un defecto o deterioro en la fachada o el techo. Generalmente se incrementan en periodos de lluvias y suelen ser más intensas que las humedades por condensación (aunque hay casos y casos). Generalmente se manifiestan porque hay goteras o humedades en forma de gotas que se escurren por la pared.

 

El problema en ambos casos es que el agua que se filtra en las paredes (o que sube desde el suelo por capilaridad) empapa el hormigón y puede llegar a deteriorar los forjados, provocando problemas estructurales en la vivienda a medio y largo plazo. Además, el agua que se filtra desde la tierra contiene sales que aceleran el proceso de deterioro.

 ¿Cómo se resuelven las humedades por condensación?

En este post vamos a centrarnos en las humedades por condensación y cómo resolverlas.

Paradójicamente, el exceso de aislamiento de muchas viviendas puede propiciar la aparición de este tipo de humedades. Nuestra primera recomendación es adquirir un higrómetro que permita medir el grado de humedad en el interior de la vivienda, que debe mantenerse por debajo del 50%. De hecho, una humedad relativa superior al 60% puede causar problemas de salud (hongos en la piel y problemas respiratorios). Además, incrementará nuestro gasto en calefacción ya que la elevada humedad provoca mayor sensación de frío.

Dependiendo del grado de humedad en la vivienda, podremos tomar medidas sencillas para resolverla o tendremos que acudir a soluciones más complejas:

  • Ventilar la casa todos los días, abriendo las ventanas durante al menos 15 minutos (máximo 20 minutos en días húmedos) es la primera medida y la más fácil de realizar.
  • Si observamos que la condensación se origina fundamentalmente en los cristales o en carpinterías de aluminio y aparece en los días más fríos, tenemos un problema con las ventanas. Si no tienen doble cristal y/o si la carpintería de aluminio no cuenta con rotura del puente térmico, las ventanas estarán más frías que el interior de la vivienda, lo que provocará la condensación de humedad sobre ellas. Será necesario verificar que las ventanas están bien aisladas, las gomas en buen estado y valorar su sustitución si fuera necesario.
  • No es conveniente dormir con la puerta del dormitorio cerrada, ya que expulsamos humedad al respirar que se acumulará en la habitación.
  • Las pinturas antimoho, previo tratamiento para matar los hongos que ya hayan aparecido en las paredes, pueden ser una buena ayuda si conseguimos controlar el nivel de humedad con las medidas ya señaladas.
  • La instalación de aparatos deshumidificadores sería el siguiente paso. El deshumidificador debe tener potencia de extracción suficiente (se mide en litros/24 h.) para los metros cuadrados de la habitación o la vivienda que presenta humedades por condensación. Hay que tener en cuenta que estos aparatos tienen un consumo eléctrico importante si están conectados durante muchas horas al día.
  • Si la condensación es generalizada o no se consigue atajar con estas medidas, entonces habrá que realizar algún tipo de obra para crear cámaras de aire. En este caso nuestra recomendación es ponerse en manos profesionales ya que existen diferentes opciones en función del grado de humedad y de las habitaciones afectadas. Puede realizarse un aislamiento térmico por el exterior o se pueden crear cámaras de aire instalando trasdosados con aislamiento térmico por el interior.

En Desobras puedes encontrar desde productos impermeabilizantes hasta ventanas de PVC con alto grado de aislamiento, y también podrás vender todos los excedentes una vez acabada tu obra, como por ejemplo, algún bote de pintura sobrante o si te has equivocado de color.

Empresa beneficiaria del Plan de Empleo Local de la Diputación de A Coruña: PEL Emprende inversión 2018

 

El problema del material sobrante de obra

Cualquiera que se dedique a la construcción sabe que planificar una obra al milímetro es imposible. Durante la fase de construcción no todo sale perfecto: hay materiales que se rompen, el cliente pide cambios de última hora cuando ya el material estaba comprado, cosas que no encajan por problemas con los planos y un larguísimo etcétera de posibles imprevistos que hacen que hasta el constructor o instalador más experto tenga que contar siempre con un margen de seguridad para no quedarse sin material en medio de una obra. Es decir, siempre va a haber material sobrante de obra.

Si se trata de material estándar, no pasa nada. Puede utilizarse en otra obra. Pero la estandarización, cuando hablamos de construcción, es algo complejo. De entrada, cada proyecto tiene unas especificaciones técnicas diferentes. Y luego entra el factor personal: cada persona tiene un gusto diferente, y hay muchos elementos que forman parte de la decoración, aunque sean de obra. De hecho, prácticamente todo lo que está a la vista, desde los suelos a las paredes o las ventanas (no hablemos ya de azulejos, sanitarios, etc) es susceptible de ser aceptado o no por el cliente, que está en su perfecto derecho de decidir cómo quiere que sea su casa. De nuevo, esto lleva a tener material sobrante de obra que no es precisamente estándar.

¿Qué se hace con el material sobrante de obra?

Cuando se trata de azulejos o pavimentos, se le suele dejar alguna caja al cliente para que pueda realizar pequeñas reparaciones. También puede darse el caso de que el cliente haya pagado por el material sobrante y decida quedárselo (no es habitual que alguien quiera tener un WC de repuesto, pero esto es como las meigas de nuestra tierra, haberlas haylas). Lo normal es que, salvo excepciones, nos encontremos en nuestro almacén con muchas piezas sueltas de distinto tipo de material sobrante de obra, que no nos sirven para una obra nueva. Por ejemplo, podemos tener algunas cajas de azulejos que no dan para alicatar un baño entero, o un sanitario concreto, o un plato de ducha de medidas determinadas, o incluso puertas y ventanas sobrantes.

Hasta ahora, las opciones eran variadas: intentar venderlo en portales de internet de segunda mano, donde se diluyen entre miles de artículos de lo más variopinto y el nivel de fiabilidad es bastante bajo; intentar colocar ese material en alguna reparación si es que nos dedicamos a ello o, lo más común, guardarlo en un almacén donde duermen el sueño de los justos. Pero se trata de un material que tiene valor, aunque muchas veces no se le asigna.

¿Qué viene a aportar DESOBRAS?

En Desobras venimos del mundo de la construcción, en el que llevamos toda nuestra vida, y sabemos bien qué es lo que sucede con el material sobrante de obra. Por eso nos decidimos a lanzar esta plataforma. ¿Qué ventajas tiene sobre otras opciones ya existentes en internet?

  • Especialización: Trabajamos sólo con materiales relacionados con la construcción.
  • Sin comisiones: Las transacciones se realizan entre el comprador y el vendedor de manera directa. Nosotros cobramos una pequeña cantidad por anunciar tus materiales sobrantes de obra, nada más.
  • App móvil: Desde nuestra app móvil es muy sencillo subir un anuncio de un nuevo material sobrante. Una vez registrado, saca una foto, introduce una descripción, una ubicación geográfica y listo.
  • No tiene por qué ser una venta online. De hecho, Desobras está más pensado para la venta de proximidad, dado que se trata generalmente de materiales voluminosos y pesados que tendrían altos costes de envío. El comprador puede localizar sobre el mapa los vendedores que están cerca de su zona e ir a recoger el material directamente, pagando de la forma que se acuerde con el vendedor.
  • Cantidades pequeñas al mejor precio. En Desobras puedes comprar por unidades o incluso piezas sueltas, sin tener que pagar más por comprar cantidades pequeñas. Al tratarse de materiales sobrantes de obra, puedes conseguir lo que necesitas a un precio muy inferior al del mercado.
  • Asistencia por profesionales. Si tienes cualquier duda, en Desobras estamos para ayudarte. Recuerda que somos profesionales de la construcción, por lo que podemos recomendarte la mejor forma de vender el producto e incluso aconsejarte si no sabes bien qué precio ponerle.
  • Promoción gratuita. Si tienes un negocio, en la ficha de vendedor y en la de producto aparecerá el nombre de tu negocio y su localización. Además, realizamos promoción de los nuevos productos que se van subiendo a través de las redes sociales, en nuestra web y en canales de publicidad y marketing online sin ningún coste adicional para ti. Desobras puede ser una buena forma de dar a conocer tu negocio.
Empresa beneficiaria del Plan de Empleo Local de la Diputación de A Coruña: PEL Emprende inversión 2018

 

Las sobras de las obras están más cerca que nunca!

Si necesitas una pieza para reemplazar en www.desobras.com la puedes encontrar.

Regístrate y sube tus sobras o encuentra lo que buscas en la primera plataforma especializada en stocks y sobrantes de materiales de construcción! Continuar leyendo «Las sobras de las obras están más cerca que nunca!»