Día Mundial del Medio Ambiente: ¿qué podemos hacer para protegerlo?

El mes de junio ha sido, desde hace casi cincuenta años, una de las fechas señaladas para el medioambiente. Cada 5 de junio, desde 1974, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) trata de concienciar y crear presión política para abordar preocupaciones crecientes que afectan a nuestro planeta y su salud como son la reducción de la capa de ozono, la gestión de productos químicos, la desertificación o el calentamiento global, entre otros.

Bajo el lema “Reimagina, recrea, restaura”, el Día Mundial del Medio Ambiente de este año se centrará en la restauración de los ecosistemas, dando comienzo al Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de Ecosistemas, que tendrá como objetivo prevenir, detener y revertir el daño ocasionado en estos espacios. En definitiva, se pretende conseguir ecosistemas saludables para “mejorar los medios de vida de las personas, contrarrestar el cambio climático y detener el colapso de la biodiversidad”, ya que son estos sistemas biológicos naturales los que nos garantizan un clima estable, aire respirable, suministro de agua, alimentos, materiales de todo tipo y protección ante desastres y enfermedades.

Con motivo de esta celebración, el PNUMA ha publicado el Manual de Restauración de los Ecosistemas, una guía práctica para sanar el planeta. La restauración de un ecosistema no es un esfuerzo que pueda asumir una sola persona o una sola entidad, sino que tiene que partir de una unión y compromiso global. Por ello, el documento expone tres puntos importantes por los que comenzar a construir este cambio mundial: tomar medidas, realizar elecciones inteligentes y alzar la voz.

Dentro del primer grupo, tomar medidas, tienen un papel fundamental las entidades políticas a nivel local, regional y nacional, ya que en sus manos está anunciar y llevar a cabo proyectos de restauración o cualquier otro tipo de iniciativa pública que sea beneficiosa para el cuidado y reparación del medioambiente. Asimismo, en manos privadas está la toma de otro tipo de medidas como la realización de un voluntariado (por ejemplo, la limpieza de ecosistemas como lagos, playas, parques u otras zonas naturales) o la creación de áreas verdes en hogares o empresas, entre otros.

Las elecciones inteligentes son la base para cualquier tipo de cambio. En lo tocante a nuestra relación con el planeta, más allá de realizar donaciones o brindar otro tipo de apoyo a iniciativas, es imprescindible que nos convirtamos en consumidores conscientes: debemos practicar el principio de las 3 R (reutilizar, reciclar y reducir), así como otras medidas favorables para la naturaleza, como dejar de adquirir productos y servicios que no están certificados como sostenibles, darle una segunda vida y aprovechar materiales existentes, tal y como hacemos en Desobras, o fomentar dietas y estilos de vida sostenibles, sustentados en materias primas y alimentos procedentes del ámbito local o regional.

Por último, pero no por ello menos importante, debemos alzar la voz, ya que ningún gran cambio se ha iniciado con las bocas de la ciudadanía cerradas. Unámonos a debates sobre el valor del medioambiente, promovamos campañas de concienciación y apoyemos todo tipo de iniciativas innovadoras que sean respetuosas y protegan al medioambiente. En definitiva, hagámonos oír para dar comienzo a la restauración, reparación y cuidado de la Tierra.

Tenemos el poder y conocimiento para vivir y consumir de un modo sostenible y responsable con la naturaleza. Entre todos, y poco a poco, lograremos detener y revertir el daño ocasionado sobre el medioambiente.

Para conocer más sobre la iniciativa de la ONU, puedes pinchar aquí: https://unenvironment.widen.net/s/fbjbmplrnb/ecosystem-restoration-playbook-spanishv3

¿Por qué el reciclaje es tan importante para el medioambiente?

Más de once millones de toneladas es la cantidad estimada de residuos sólidos que se generan cada año. Esta cifra no solo debería alarmarnos, sino también impulsarnos a mejorar el cuidado del medioambiente a través de las tres R (reducir, reciclar y reutilizar). Por ello y para concienciarnos, cada 17 de mayo, se celebra el Día Internacional del Reciclaje.

Esta fecha se señaló en el calendario por primera vez en 1994, pero no fue hasta el 2005 cuando la UNESCO proclamó el 17 de mayo como el Día Internacional del Reciclaje. La celebración tiene como objetivo concienciar sobre la necesidad de incluir el reciclaje en nuestro día a día y tratar los desechos de la manera adecuada para frenar los efectos del cambio climático y proteger al medioambiente mediante la reducción de nuestra huella de carbono.

Aunque debemos poner mucho de nuestra parte para frenar la generación de residuos y la contaminación, reciclar es un buen paso por el que comenzar a construir un mundo más sostenible. Tal y como afirman en la Global Recycling Foundation, animar a realizar este pequeño gesto, desde el ciudadano de a pie hasta las altas esferas políticas, es fundamental: “reciclar es un deber colectivo, crucial para el futuro del planeta. Nadie puede actuar de manera aislada y es imperativo llegar a la mayor población posible”. Por ello, hoy os presentamos algunas razones por las que reciclar en casa.

En primer lugar, tal como expone la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el reciclaje permite ahorrar recursos naturales de manera sustancial. Por ejemplo, se estima que por cada tonelada de papel reciclado, se pueden llegar a salvar 17 árboles y ahorrar un 50% de agua, lo que, a su vez, también ayudaría a evitar la deforestación.

Los envases que arrojamos a la basura, mediante el tratamiento adecuado en plantas especializadas, son el origen de nuevos productos. Es decir, reciclar crea recursos. Así, por ejemplo, una botella de plástico puede transformarse en el material para hacer una silla o una camiseta. Asimismo, es un ahorro importante de energía, ya que el proceso de fabricación de productos reciclados es más sencillo y, además, son más económicos y emiten menos gases de efecto invernadero.  De hecho, tal como recoge Ecoembes, por cada 6 latas o botellas de plástico que reciclamos, contrarrestamos la contaminación de 10 minutos de tubo de escape.

También en relación a la contaminación, reciclar en nuestros hogares desencadenaría en una menor cantidad de residuos en vertederos, lo que es una buena noticia por dos motivos. En primer lugar, porque habría menos desechos y, en segundo lugar, porque se generarían menos gases perjudiciales para nosotros y el medioambiente al incinerarlos.

Además, genera puestos de trabajo, los denominados “empleos verdes”. A finales de diciembre, había en España 46.210 trabajadores vinculados a la selección y recogida de envases de plástico, papel y cartón. Por otro lado, la Unión Europea estima que aumentar el porcentaje de reciclaje de residuos (alcanzando el 70%) podría generar medio millón de puestos de trabajo.

Aportando nuestro esfuerzo individual a una causa colectiva tan importante como es el cuidado de nuestro planeta, no solo estaremos más cerca de reducir la contaminación, sino también de lograr una economía circular y sostenible, en la que reducir, reutilizar y reciclar sean la base de todo sector económico.

¿Qué es la economía circular?

La economía circular es un modelo de producción y consumo que se rige por la filosofía de las “3R”(reciclar, reutilizar y reducir). Es también un sistema económico y social que busca aprovechar los recursos existentes y devolverlos al mercado de una nueva forma, es decir, su objetivo es reducir la producción de residuos y utilizarlos como recursos.  

Un reciente estudio de la EAE Business School (El problema del desperdicio de comida) ha revelado que los españoles acumulamos un 9% menos de basura que los demás países de la Unión Europea. Sin embargo, estas cifras no son ni mucho menos alentadoras: cada persona genera 442 kilos de residuos cada año. Estos datos son, en cierta medida, consecuencia de la economía lineal, esto es, el régimen que se fundamenta en el crecimiento económico permanente y el constante consumo, en el que no hay espacio para la reutilización de recursos ni aprovechamiento de los mismos.

A este último se apone el modelo circular. Es definido por la Fundación para la Economía Circular como “un concepto económico que se interrelaciona con la sostenibilidad, y cuyo objetivo es que el valor de los productos, materiales y recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos”. A lo que se añade que “se trata de implementar una economía circular -no lineal-, basada en el principio de ‘cerrar el ciclo de vida’ de los productos, servicios, residuos, materiales, agua y energía”. Para lograr este objetivo se establecen siete principios:

  1. Rediseño o ecodiseño. El impacto de la creación de un producto comienza en el propio momento de su concepción. Por ello, se debe valorar los materiales que lo componen desde su diseño y así orientarlo hacia la sostenibilidad y responsabilidad medioambiental.
  2. Reducir. Es lógico que, para disminuir la cantidad de residuos que se generan al año, tratemos de reducir el consumo de ciertos materiales o bienes, lo que a su vez es beneficioso para el medio ambiente por suponer un menor gasto de materias primas y energías renovables.
  3. Reutilizar. Es otro de los pilares de una economía orientada a utilizar eficazmente sus recursos. Bien sea el residuo completo o bien algunas de sus partes, darle una nueva vida ayuda a reducir el desperdicio.
  4. Reciclar. Ya es una base sólida en nuestra sociedad, pero se debe potenciar más el aprovechamiento de los diferentes materiales que se encuentran en los residuos. La tarea que se nos encomienda es sencilla: basta con depositar cada residuo en su contenedor correspondiente.
  5. Reparar. Cuando un producto se estropea, tendemos a reponerlo. Sin embargo, la economía circular defiende la reparación de estos para reducir el desperdicio y contaminación. Además, en muchas ocasiones, le saldrá más beneficioso a nuestros bolsillos que comprar un producto nuevo.
  6. Revalorización. Por ejemplo, dándole un segundo uso a un producto o aprovechando energeticamente aquellos recursos que no se pueden reciclar.
  7. Funcionalidad. Ser funcional en el modelo de producción y consumo circular se refiere a saber primar el uso frente a la posesión o la venta de un servicio frente a un bien.

Si bien hasta el momento hemos hablado de los fundamentos de este modo económico y de vida, ahora es el turno de saber algo más sobre sus beneficios. Entre ellos se podría mencionar una reducción del impacto medioambiental puesto que significa una reducción de la extracción de materias primas y uso de recursos energéticos como son los combustibles fósiles. Asimismo, fomenta la innovación y crecimiento económico, ya que los nuevos modelos de negocio y tecnologías favorecerán la innovación y crearán más valor económico de los recursos naturales. Por último, pero no menos importante, aumentará el consumo sostenible y ofrecerá nuevas oportunidades de trabajo.

Una de las siete iniciativas emblemáticas que forman parte de la estretegia Europa 2020 es “alcanzar una Europa que utilice eficazmente los recursos” y asumir un modelo económico circular es un pequeño escalón de la gran pirámide que representa. 

Tal y como defiende la Fundación para la Economía Circular, los residuos de unos se convierten en recursos para otros. Es así que mediante la plataforma de Desobras queremos facilitar esta “transacción” y favorecer la economía circular mediante la compra y venta de sobrantes de obra, materiales de derribo y stock de almacenes y fábricas de diferentes materiales.

Las 3R: cómo introducirlas en tu vida de manera correcta

El reciclaje y la reutilización de materiales es una acción responsable con el medioambiente cada vez más extendida y normalizada en la población general. Sin embargo, hay pequeños matices que todavía se nos escapan, pero que son muy fáciles de solucionar. ¿Este deshecho iba al contenedor de residuos orgánicos o al de plástico? ¿Estoy seguro de que es momento de que pase a mejor vida ese cubo de plástico de la playa que no utilizo desde hace dos veranos? ¡Hoy te damos algunos consejos para que incluir en tu día a día las 3R (reducir, reutilizar y reciclar) sea mucho más sencillo!

Que va a cada contenedor nos lo han inculcado desde bien pequeños, pero en ocasiones dudamos con algún material. Hagamos un breve repaso de cómo deshacernos de envases, residuos y deshechos correctamente: 

  1. Contenedor amarillo. Está destinado a los envases reciclables hechos de plástico, latas o envases de brik. Estamos hablando, por ejemplo, de botellas de plástico, bolsas de patatas u otros vegetales, briks de leche o zumo, tarrinas y tapas de yogurt, latas de refrescos, etc.
  2. Contenedor azul. En él, debemos depositar materiales de papel y cartón como revistas, periódicos, cajas de cereales, cuadernos, etc.
  3. Contenedor verde. Para poder reciclar botellas de vidrio u otros objetos hechos con este elemento, tendremos que depositarlos en el contenedor verde.
  4. Residuos orgánicos. Aquí se incluye todos aquellos restos de origen animal y vegetal, por ejemplo, aquellos residuos que generamos al preparar nuestras comidas y que no van en ninguno de los puntos anteriores. También se incluye en este punto, los pañales u otros residuos sanitarios como compresas o toallitas húmedas.
  5. Otros contenedores. Las pilas u otro tipo de baterías tienen su propio depósito, el de residuos peligrosos, al ser altamente contaminantes. Además, solemos llevarnos las manos a la cabeza cuando algún electrodoméstico, aparato electrónico o bombilla deja de funcionar porque dudamos dónde dejarlo. Muy sencillo: ante cualquier duda, llévalo al punto limpio más cercano.

Un error recurrente al reciclar, lo encontramos al tirar las servilletas o papel de cocina usado. Aunque estén fabricados con celulosa, deben tirarse en el contenedor de residuos orgánicos. Asimismo, los briks, aunque tengan cartón, también tienen plástico y aluminio, por lo que van al amarillo. Y, aunque los vasos de café para llevar, que están tan a la orden del día, están recubiertos de una pequeña película de plástico, al ser mayoritariamente de cartón, irán al contenedor azul. 

Por otro lado, debemos tener cuidado con el depósito de vidrio, ya que en él no debemos introducir espejos, vasos o elementos hechos con cerámica. Además, es recomendable no tirarlos en bolsas, al igual que sucede con el cartón o papel. 

Aunque los errores pueden ir más allá de introducir un residuo en el contenedor equivocado. Por ejemplo, esos juguetes que hay en una caja en tu desván, no los tires: dónalos. Por otro lado, tendemos a deshacernos de materiales que ya no usamos cuando darle una segunda vida es mucho más sencillo de lo que puede parecer. Papel de periódico o de revistas, latas de refrescos o envases de vidrio son buenos materiales para realizar manualidades. Si has cambiado una puerta de madera, puedes usarla para hacer una estantería, una mesa o quizás el marco de un nuevo cuadro. Tal vez esa caja de madera puede ser transformada en una pequeña estantería vintage si le echas una capa de pintura. O quizás estés pensando en tirar un cubo de plástico, pero puedes utilizarlo como una maceta para esas plantas que tienes olvidades en el jardín. ¡Sólo hay que trabajar un poco la imaginación!

Upcycling: 5 ideas para tu casa con material reutilizado

Siempre se ha dicho que las segundas partes no son buenas, pero en Desobras creemos fielmente que darle una segunda vida a sobrantes de obra, material de derribo y stock de almacenes y fábricas de material de construcción es una buena ocasión para darle un cambio de imagen a nuestros hogares. Y lo mejor de todo: contribuimos a la lucha contra el cambio climático y despilfarro. Si estás pensando en utilizar un producto reciclado como elemento decorativo en tu casa estás haciendo upcycling. ¡Hoy te lo explicamos con detalle!

El upcycling o supra reciclaje es una técnica, o incluso un estilo de vida, que usa materiales reciclados transformados en productos nuevos y diferentes. Esta transformación a un nuevo objeto le aporta valor, de ahí el prefijo up o supra. Por ejemplo, cortar una tubería de plástico y convertirla en un botellero, es upcycling, porque a un residuo le damos una nueva y mejorada utilidad. El término fue acuñado a finales de la década de los 90 por Gunter Pauli y Johannes Hartkemeyer, como contraposición al downcycling, que hace referencia a la pérdida de valor de un objeto durante el proceso de reciclaje, en el que se convertiría en una forma más básica y de menor calidad

Ya te hemos dado una pequeña idea, pero ahora reunimos unas cuantas más para inspirarte a que le des rienda suelta a tu imaginación:

  1. Para el salón. Para decorar el salón con tus plantas, puedes hacer una maceta con una lata vieja o un colador pintado. O, si prefieres un cuadro, un pantalón viejo te podrá servir de lienzo. 
  2. Para el dormitorio. Los palés son grandes aliados a la hora de hablar del supra reciclaje. Si estás buscando una mesita de noche, pero tienes un presupuesto limitado, hazte con uno de estos objetos de madera y con un poco de pintura será suficiente. Lo ideal sería lijar su superficie antes de aplicar cualquier otro producto sobre el palé y, si eres muy creativo y quieres que sea mucho más funcional, puedes instalarle ruedas para poder desplazarla allá donde quieras.
  3. Para la cocina. Hazte con unas cuantas cajas de madera, píntalas y decóralas de manera que quede acorde con tu cocina. Ya tienes donde almacenar tus verduras y legrumbres o donde guardar tus herramientas para cocinar. Aunque podrían utilizarse en cualquier estancia de nuestro hogar, por ejemplo, como un estante o un revistero en el salón. 
  4. Para el baño. Si buscas un toallero original, no tienes más que hacerte con una escalera vieja, pintarla y decorarla a tu gusto y ¡listo! Además, también la puedes utilizar como una estantería o para colgar tus plantas. 

Sencillez y ahorro. Tal vez estas dos palabras sean las que mejor definen la decoración con elementos reciclados o de segunda mano: somieres hechos con palés de madera, un zapatero hecho con tubos, estanterías con cajas, cuadros hechos con cubertería… Hay infinidad de combinaciones que nos permiten ser originales sin gastar mucho dinero. Si buscas inspiración, la red está repleta de ejemplos e ideas de lo más originales y, en nuestra web, Desobras.com, encontrarás todo el material necesario.

¿Cómo podemos reducir todo el desperdicio que generamos?

En Desobras.com nos preocupa todo el desperdicio que producimos día a día, tanto en nuestros domicilios como en las obras. Aunque no siempre es fácil, nos gusta poner nuestro granito de arena para reducirlo y aprovechar al máximo todos los bienes y materiales. Es así que somos el primer catálogo online colaborativo especializado en sobrantes de obras y restos de stock de materiales de construcción.

En este post incluimos algunos consejos para que, entre todos, combatamos el desperdicio y aprendamos a no malgastar los recursos de los que disponemos.

  1. Botellas, pajitas y bolsas reutilizables. Ahora está en boga el uso de botellas de cristal, acero inoxidable o de plástico, al igual que las tote bags o bolsas de tela para hacer la compra o simplemente llevar nuestras pertenencias. En cuanto a las pajitas, además de contaminar, pueden ser letales para algunas especies marinas. Por ello, una buena opción es invertir en unas que sean reutilizables o prescindir de ellas siempre que podamos. 
  2. Productos a granel. Con el consumo de productos a granel no solo evitarás almacenar cientos de botes de vidrio o generar montañas y montañas de plástico, sino que también será, en general, bueno para tu bolsillo y para tu cuerpo, ya que suelen ser productos menos procesados. 
  3. Compras con cabeza. Todos sabemos que pasear por los pasillos de cualquier tienda suele tener trampas a la hora de comprar productos que realmente no necesitamos. Por eso, te recomendamos que hagas una lista de la compra y también que hagas una planificación semanal o mensual de lo que precisas.
  4. Comercio local. Consumir productos y alimentos de proximidad ayuda a la economía local, pero también reduce costes y contaminación del transporte, por ejemplo.
  5. Envases reciclados. Comprar artículos que vengan en envases reciclados es un buen modo de promover el reciclaje y ayudar al medio ambiente.
  6. Haz compostaje. Es un modo de reciclaje que transforma la basura orgánica en material capaz de enriquecer plantas y cosechas o de luchar contra la contaminación.
  7. Usa plataformas o acude a tiendas de segunda mano. Reutilizar es tan importante como reciclar o ser consciente de la basura que generamos. Por ello, si no encuentras la manera de darle una segunda vida a determinado artículo, aprovéchate de alguna de estas aplicaciones de objetos de segunda mano. Hay casi tantas opciones de apps de segunda mano como de productos a vender y, entre ellas, ¡la nuestra!

Ahora que ya sabes algunas formas de reducir el desperdicio y aprovechar al máximo todos los objetos, ¿ves por qué Desobras.com puede ser una buena opción para vender los restos de nuestras obras o, por el contrario, para comprar el material que necesitemos?

Reutilizar: la quintaesencia de Desobras

Desobras parte de una premisa fundamental: reutilizar, reciclar y reducir. Tanto para nuestro bolsillo como para el medio ambiente, son gestos sencillos y una manera de aportar nuestra parte en la lucha contra el cambio climático y también contra el desperdicio. Pero, ¿sabemos realmente todo lo que implican?

En primer lugar, no es lo mismo reciclar que reutilizar. Reutilizar es volver a utilizar un objeto o material, ya sea para el mismo fin que tenía en un principio o para uno nuevo. Reciclar implica que la pieza pase por un proceso o tratamiento que lo convertirá en una nueva materia prima. Por ejemplo, una caja de cartón o papel usado, pueden transformarse en material para libros o cuadernos. Aunque ambas traen beneficios y están dirigidos a un mismo objetivo: reducir el impacto de la actividad humana sobre el medio ambiente.

Reutilizar es importante porque hace que la vida de un producto sea más larga, evitando la necesidad de reciclar y ahorrando energía, materiales y dinero en el proceso. También nos permite ahorrar recursos, ya que se requieren menos materias primas para la creación de nuevos elementos. En resumen, podemos dividir los beneficios de la reutilización en dos vertientes:

  1. Medio ambiente. En primer lugar, disminuye la generación de desechos. Y, además de ahorrar recursos naturales y en materias primas, reduce la contaminación de fuentes como el aire o agua que genera la producción de nuevos materiales y el uso de combustible, tanto en la fabricación como en el transporte del nuevo material.
  1. Economía. El combustible, el agua y otros materiales empleados en la manufacturación de nuevos productos no solo supone un coste ambiental, sino también económico. Con la reducción de su fabricación, también se reduce el coste. Además, también disminuye el coste del manejo de desechos. Y, en tercer lugar, el beneficio más perceptible para el ciudadano de a pie es el aporte a la economía doméstica, ya que reduce los gastos de comprar nuevos productos. 

Ropa, libros, electrodomésticos, juguetes… Siempre han sido algunos de los elementos más vendidos en tiendas de segunda mano, pero en Desobras hemos llevado la reutilización un paso más alla y ponemos a tu disposición restos de obras para que puedas darle una segunda vida en tu casa, pero también para dar rienda suelta a tu imaginación. ¿Por qué fabricar nuevos materiales si podemos aprovechar los que ya existen?