El problema del material sobrante de obra

Cualquiera que se dedique a la construcción sabe que planificar una obra al milímetro es imposible. Durante la fase de construcción no todo sale perfecto: hay materiales que se rompen, el cliente pide cambios de última hora cuando ya el material estaba comprado, cosas que no encajan por problemas con los planos y un larguísimo etcétera de posibles imprevistos que hacen que hasta el constructor o instalador más experto tenga que contar siempre con un margen de seguridad para no quedarse sin material en medio de una obra. Es decir, siempre va a haber material sobrante de obra.

Si se trata de material estándar, no pasa nada. Puede utilizarse en otra obra. Pero la estandarización, cuando hablamos de construcción, es algo complejo. De entrada, cada proyecto tiene unas especificaciones técnicas diferentes. Y luego entra el factor personal: cada persona tiene un gusto diferente, y hay muchos elementos que forman parte de la decoración, aunque sean de obra. De hecho, prácticamente todo lo que está a la vista, desde los suelos a las paredes o las ventanas (no hablemos ya de azulejos, sanitarios, etc) es susceptible de ser aceptado o no por el cliente, que está en su perfecto derecho de decidir cómo quiere que sea su casa. De nuevo, esto lleva a tener material sobrante de obra que no es precisamente estándar.

¿Qué se hace con el material sobrante de obra?

Cuando se trata de azulejos o pavimentos, se le suele dejar alguna caja al cliente para que pueda realizar pequeñas reparaciones. También puede darse el caso de que el cliente haya pagado por el material sobrante y decida quedárselo (no es habitual que alguien quiera tener un WC de repuesto, pero esto es como las meigas de nuestra tierra, haberlas haylas). Lo normal es que, salvo excepciones, nos encontremos en nuestro almacén con muchas piezas sueltas de distinto tipo de material sobrante de obra, que no nos sirven para una obra nueva. Por ejemplo, podemos tener algunas cajas de azulejos que no dan para alicatar un baño entero, o un sanitario concreto, o un plato de ducha de medidas determinadas, o incluso puertas y ventanas sobrantes.

Hasta ahora, las opciones eran variadas: intentar venderlo en portales de internet de segunda mano, donde se diluyen entre miles de artículos de lo más variopinto y el nivel de fiabilidad es bastante bajo; intentar colocar ese material en alguna reparación si es que nos dedicamos a ello o, lo más común, guardarlo en un almacén donde duermen el sueño de los justos. Pero se trata de un material que tiene valor, aunque muchas veces no se le asigna.

¿Qué viene a aportar DESOBRAS?

En Desobras venimos del mundo de la construcción, en el que llevamos toda nuestra vida, y sabemos bien qué es lo que sucede con el material sobrante de obra. Por eso nos decidimos a lanzar esta plataforma. ¿Qué ventajas tiene sobre otras opciones ya existentes en internet?

  • Especialización: Trabajamos sólo con materiales relacionados con la construcción.
  • Sin comisiones: Las transacciones se realizan entre el comprador y el vendedor de manera directa. Nosotros cobramos una pequeña cantidad por anunciar tus materiales sobrantes de obra, nada más.
  • App móvil: Desde nuestra app móvil es muy sencillo subir un anuncio de un nuevo material sobrante. Una vez registrado, saca una foto, introduce una descripción, una ubicación geográfica y listo.
  • No tiene por qué ser una venta online. De hecho, Desobras está más pensado para la venta de proximidad, dado que se trata generalmente de materiales voluminosos y pesados que tendrían altos costes de envío. El comprador puede localizar sobre el mapa los vendedores que están cerca de su zona e ir a recoger el material directamente, pagando de la forma que se acuerde con el vendedor.
  • Cantidades pequeñas al mejor precio. En Desobras puedes comprar por unidades o incluso piezas sueltas, sin tener que pagar más por comprar cantidades pequeñas. Al tratarse de materiales sobrantes de obra, puedes conseguir lo que necesitas a un precio muy inferior al del mercado.
  • Asistencia por profesionales. Si tienes cualquier duda, en Desobras estamos para ayudarte. Recuerda que somos profesionales de la construcción, por lo que podemos recomendarte la mejor forma de vender el producto e incluso aconsejarte si no sabes bien qué precio ponerle.
  • Promoción gratuita. Si tienes un negocio, en la ficha de vendedor y en la de producto aparecerá el nombre de tu negocio y su localización. Además, realizamos promoción de los nuevos productos que se van subiendo a través de las redes sociales, en nuestra web y en canales de publicidad y marketing online sin ningún coste adicional para ti. Desobras puede ser una buena forma de dar a conocer tu negocio.
Empresa beneficiaria del Plan de Empleo Local de la Diputación de A Coruña: PEL Emprende inversión 2018